Primer día en Berlín: Alexander Platz

Nuestro viaje a Berlín comienza el miércoles 25 de julio de 2012. A las 13:30 aproximadamente, nuestro avión procedente de Barcelona tomó tierra en el aeropuerto de Schönefeld, a las afueras de Berlín, cerca de Potsdam. El primer contacto con tierras alemanas fue un poco duro. Había que acostumbrarse a la forma de hablar de los alemanes, ya que para nuestro concepto es como si hablaran para el cuello de su camisa. Además, había que hacerse entender, a ser posible en alemán, ya que practicar el idioma era uno de nuestros objetivos. Como yo había preparado el viaje a conciencia a través de Internet, sabía que era posible tomar el RB14, una especie de tren de cercanías, para llegar a Berlín, concretamente a Alexander Platz. Esta vez no tomamos ningún billete de grupo, pues teníamos claro que no íbamos a tomar más transporte público y mientras el ,,Gruppe Karte” cuesta 15,50€, cada billete nos costaba unos 3€ y, al ser cuatro personas, nos salía más barato.

La verdad es que hacía un calor sofocante y pasamos bastante calor en el tren. Los trenes no son como los españoles actuales, con aire acondicionado y muy cómodos. Se parecen más a los trenes de los años 80. Ese es un punto en contra de los alemanes… Bueno, el caso es que, después de unos 30 minutos de tren y calor, llegamos a la estación de Alexander Platz. La estación es un gran intercambiador de medios de transporte en el que se juntan en un solo punto los trenes de largo recorrido (Deutsche Bundes Bahn, DBB), los trenes de cercanías de la DBB que como ya he dicho se llaman RB, los Straße-Bahn (S-Bahn), que son una especie de cercanías para la ciudad de Berlín y alrededores, el Understraße-Bahn (U-Bahn) o Metro, los tranvías (M) y los Autobuses. Bueno, un gran intercambiador del estilo del de la estación de Chamartín en Madrid. Todos los bajos de la estación de Alexander Platz están llenos de tiendas, sobre todo de comida rápida: China, Pizza, Bäkerei que preparan belegte Brötchen (bocadillos), McDonald’s… La información que llegaba a mi cabeza era mucha y estaba en alemán, con lo cual no me daba tiempo a procesarla toda. Yo sabía que debíamos salir por Rathaustraße para luego tirar por Alexanderstraße y llegar a Otto-Braun-Straße, que era donde teníamos el hotel. Pero la primera sorpresa con la que me tropecé en Berlín es que los nombres de las calles no están pegadas a las esquinas de los edificios como en España. ¿Cómo demonios se sabía en qué calle estaba uno? De momento, no lo sabíamos… así que habría que preguntar. Y claro, ¡en alemán!

Para colmo de “disgusto”, Alexander Platz estaba repleta de pequeños puesto de todo tipo de comida rápida (por si faltara alguno en la estación), pues como supimos más tarde, durante nuestra semana de estancia se celebraba también un festival de teatro en la calle. Ver tanto puesto junto a mí me daba una sensación de agobio, pues esperaba que Alexander Platz estuviera más despejada, o eso al menos había visto en las fotos de Google Maps. Para descansar un poco y puesto que ya empezábamos a tener un poco de hambre, decidimos comer en los puestos de Alexander Platz. Aquí comeríamos nuestro primer Currywurst berlinés. Aquí nos podéis ver (yo estoy detrás de la cámara 😉 )

 Una vez en Alecander Platz, y ya situados un poco, pudimos ver lo que es la plaza en realidad. La plaza es un gran espacio urbano flanqueado en tres de sus cuatro costados por centros comerciales. Por un lado está C&A, el mayor C&A que nunca había visto. Formando esquina con él está Galeria, unos grandes almacenes (Kaufhaus) del estilo de El Corte Inglés. Del otro lado está un edificio de la Caja de Ahorros de Berlín. Este fue mi primer descubrimiento de que en Alemania hay Cajas de Ahorros, como en España, así que, ¿qué tipo de motos nos están vendiendo desde fuera con la bancarización de nuestras Cajas de Ahorro? Por el tercer lado está una galería comercial en cuyos bajos hay un montón de restaurantes: bistrot, McDonald’s…. La plaza está atravesada a su mitad por dos líneas de tranvía. Desde la plaza se puede ver la torre de la televisión (Fernsehturm). Bueno, en realidad la torre de la televisión se ve desde todo Berlín… XD

La primera sensación que uno tiene de todo ello es la amplitud. Ninguna de las plazas que conozco en España es así de grande. Pero no sólo eso, si no que los edificios, el tráfico de medios de trasporte público (la plaza no admite el tráfico de coches), la gran torre de la televisión, hacen que te sientas pequeños. Te quedas con una sensación como de ¡Guau, esto es gigantesco! No sé, no sabría describirlo exactamente.  Para que os podáis hacer una idea, aquí os dejo una foto de la torre de la televisión tomada desde Alexander Platz.

Desde allí, una vez descansados y comidos, nos dispusimos a ir al hotel. Bueno, en realidad es un Hostel o albergue juvenil, que está muy bien y que está en Otto-Braun-Straße. Decir más sería hacer publicidad y no quiero… Encontrarlo fue algo dificilillo por el tema del nombre de las calles, hasta que nos dimos cuenta de que el nombre de las calles está en unos postes verticales que hay en las esquinas, como si se tratara de caminos. En ellos, y paralelos a la calle está el nombre de la calle. También puede haber en esos postes carteles indicadores de dirección, como los de las carreteras. La diferencia es el color con el que están las letras. Si es en negro, esos son de los nombres de las calles. En verde indican las direcciones que hay que seguir para llegar a algún sitio.

Después de esto, llegamos al hotel, nos hicimos cargo de la habitación y descansamos del viaje.

Siguiente episodio: Un paseo entre los tilos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s