Mendizábal (Episodios Nacionales, 3ª Serie, 2) – Benito Pérez Galdós

Galdós nos ha relatado en la anterior novela de la serie, Zumalacárregui, el trasfondo en que se mueve el país en esta serie, con las Guerras Carlistas en plena ebullición. Así que, una vez dibujado el lejano decorado, D. Benito nos traslada a Madrid para hacernos ver qué se está cociendo en la capital, pero con el eco de los cañones dejándose oír de vez en cuando.

La novela comienza con la llegada a Madrid, procedente de París, de Fernando Calpena, personaje que nos servirá de guía a lo largo de esta serie como nos sirvieron los anteriores Gabriel de Araceli y Salvador Monsalud. Desde el mismo momento de su llegada a Madrid, Calpena es protegido por una persona desconocida, con toda seguridad una mujer. Su protector se encarga de que vista adecuadamente, le procura un hogar más que decente en una pensión madrileña y le proporciona a través de sus influencias una colocación como secretario del propio primer ministro Mendizábal. Incluso, llegado el momento, hace que un compañero de su pensión al que Calpena se apega mucho al comienzo, Pedro Hillo, se convierta en una especie de guía y conciencia. Calpena conocerá a una jovencita, protegida de Mendizábal, de la que se enamorara a la manera romántica y que le llevará a la perdición.

La novela nos presenta el tránsito que Fernando Calpena hace desde su primigenio clasicismo al romanticismo más extremo. En realidad, encarnado en Calpena, Galdós nos está presentado el cambio de un paradigma en la sociedad, que en los años 30 del siglo XIX pasó de seguir las ideas trasnochadas del clasicismo francés, al más candente Romanticismo, importado, como el propio Mendizábal, de Inglaterra. Por la novela desfila, en calidad de amigos de Calpena, lo más granado de lo que en breve tiempo se convertirá en la vanguardia de los románticos: Bretón de los Herreros, Larra, Hatzenbusch… A la vez, como es costumbre en Galdós, nos irá contando cómo Mendizábal tiene que gestionar el país que le ha tocado en suerte, intentando dar dinero para que el ejército del norte, capitaneado por Córdova, derrote a los carlistas, y sacándolo de debajo de las piedras… Para ello, y con el fin de dar tierras a los agricultores, llevaba en su bolsillo su célebre desamortización que le costó su puesto de primer ministro. La caída de Mendizábal también tendrá que ver con la caída en desgracia de Calpena…

En resumen, un buen retrato de una sociedad en plena ebullición y de la va surgiendo un nuevo modo de pensamiento y una nueva manera de afrontar la vida: el Romanticismo. Mi nota: 8.

pc3a9rez_galdos2

He leído la novela en el siguiente tomo: PÉREZ GALDÓS, BENITO (1898). Mendizábal (En Episodios nacionales, tercera serie I, Cristinos y Carlistas). Círculo de Lectores, S.A. ISBN: 978-84-672-2823-6.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s