Los Apostólicos (Episodios Nacionales, Segunda Serie, 9) – Benito Pérez Galdós

Después de nuestra visita a Solsona para poder conocer de primera mano los primeros movimientos de lo que un poco más tarde sería el alzamiento carlista, D. Benito nos traslada a Madrid, en 1829 para contemplar la llegada a España de Doña María Cristina de Borbón Dos-Sicilias y su matrimonio con el rey Fernando VII. Pero esta reina no será del agrado de la parte más reaccionaria de la corte debido a su talante liberal.

Por otro lado, Galdós retoma la senda narrativa de los personajes generales de toda esta serie y encontramos a Genara en Madrid, con una tertulia en la que está lo más florido de Madrid. Por supuesto, no podrá faltar en ella nuestro amigo Pipaón, Juan Bragas, que ya ha salido en otras novelas de la serie. Por su parte, Sola vuelve a Madrid después de su viaje en pos de Salvador Monsalud, instalándose en casa de D. Benigno Cordero, antiguo vecino de ambos, que la acoge en su casa después de la muerte de su mujer. Sola se irá haciendo con el cariño del vejete, lo que lleva a este a proponerla matrimonio e intentar resolver todos lo trámites necesarios para ello en la corte, que a la sazón está en la Granja de San Ildefonso. Monsalud, después de su exilio en Inglaterra vuelve a España, en busca de Soledad, pues ya se ha dado cuenta de que está enamorado de ella. Después de buscarla por Madrid y de enterarse que está en un cigarral en Toledo propiedad de el señor Cordero, se reúne con ella allí. Pero Sola ya ha dado palabra de matrimonio a su protector y rechaza a Monsalud. Después de jurar a Sola que no volverá a molestarla, Salvador marchará de allí y acudirá a la Granja a resolver en la corte unos temas pendientes de una herencia. Allí se encontrará con Cordero. Corre el verano de 1832…

Esta coincidencia nos permite ser testigos de primera mano de lo que se conoce como «los sucesos de La Granja». Después de nacer su hija Isabel, el rey promulgó la Pragmática Sanción, que derogaba en parte la Ley Sálica, según la cual ninguna mujer podía ser reina de España por derecho propio. Mediante la Pragmática Sanción, se imponía una condición para que una infanta pudiera ser reina, y era que no tuviera ningún hermano varón. De esta manera, Isabel, primogénita de Fernando VII podría ser reina al tener solo otra hermana. Pero en el verano de 1832 Fernando VII está muy enfermo y la corte dividida en dos facciones. Por un lado, como hemos visto en Un voluntario realista, están aquellos que opinan que es el hermano del rey, Carlos María, quien debe suceder a Fernando VII. Estos son herederos de los absolutistas y de los realistas que vimos en la anterior novela. Por otro, están los liberales, partidarios de María Cristina de Borbón, y, por lo tanto de la sucesión de Isabel, la hija del rey. Carlos María, el hermano del rey, tan pérfido o más que el propio Fernando VII, conspira para que su hermano derogue la Pragmática, y esto lo hace a través del Ministro de Gracia y Justicia, Francisco Tadeo Calomarde. Fernando VII firma un decreto que deroga la Pragmática Sanción, pero con la condición de que solo puede ser promulgado el día de su muerte. Pero milagrosamente el rey se repone y él mismo rompe el decreto. Todo sigue como hasta entonces… Sin embargo, los dos bandos que se enfrentarán en la I Guerra Carlista están ya plenamente establecidos: los liberales o cristinos (por seguir a la reina María Cristina) y los  absolutistas o carlistas.

Mientras tanto, Cordero y Monsalud consiguen sus objetivos. Sin embargo, cuando están a punto de marchar, junto con la corte que se traslada a Madrid para el invierno, Cordero sufre un accidente y se parte una pierna. Esto le obliga a tener que quedarse en la Granja y Monsalud, que se ha hecho amigo suyo, decide acompañarle. Además, en el proceso de regularización de su herencia, Monsalud se ha enterado de algo que va a cambiar su vida por completo: el padre de Carlos Navarro, su mortal enemigo, es también su padre.

Una novela muy interesante en la que se van aclarando todas las líneas narrativas de esta segunda serie. Uno se queda con un poco de pena al no poder llegar a buen puerto la relación entre Salvador Monsalud y Soledad, que parecen destinados a casarse… Mi nota: 8.

Pérez Galdós

He leído esta novela en el siguiente tomo: PÉREZ GALDÓS, BENITO (1879), Los Apostólicos (en Tomo III de los Episodios Nacionales, Segunda Serie), Círculo de Lectores – Galaxia Gutemberg (Barcelona, 2008). ISBN 978-84-672-2402-3.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s