Un voluntario realista (Episodios Nacionales, Segunda serie, 8) – Benito Pérez Galdós

Esta vez, D. Benito muda la ubicación de su novela de Madrid, en la que se ha venido desarrollando toda la acción de esta segunda serie, a Solsona, en Cataluña. Además, los personajes, como ya hiciera en Gerona en la primera serie, son otros distintos y únicos en la serie, aunque Salvador Monsalud y Carlos Navarro aparecerán al final de la novela. La razón es narrarnos lo que se denominó «Guerra de los Agraviados o Malcontents», que se desarrolló principalmente en la Cataluña rural durante el año 1827.

Pepet Argensola, un huérfano acogido por las monjitas en Solsona, va creciendo y terminará como capellán del convento. Pero le puede su espíritu belicoso y cuando surge la insurrección de los «Malcontents» se une a ella, dejando el convento. Se llega a convertir en uno de los más importantes capitanes de la misma, llegando incluso a ser miembro del círculo próximo a Jep dels Estanys, principal dirigente de la insurrección. Pero hete aquí que regresa a Solsona y, debido a la aparición en escena de Jaime Servet (nombre usado por Salvador Monsalud, a quien el lector reconoce en las primeras páginas en que aparece), Pepet se da cuenta de su amor por sor Teodora de Aransis. Sor Teodora es seguidora de las ideas liberales y por eso da cobijo a Jaime Servet, pero Pepet lo descubre y llega a delatar a Monsalud a un general realista, a la sazón su archienemigo, Carlos Navarro. La intervención de sor Teodora será decisiva para que Monsalud escape y en su lugar se ajusticie a Pepet por ser causante del incendio del convento.

Como siempre, la historia que nos relata Galdós sirve para que en su trasfondo se sucedan los hechos históricos, en este caso la ya comentada «Rebelión de los Descontentos». Lo que hay que plantearse es por qué D. Benito nos relata aquí esa revuelta que, aparentemente, tuvo poca repercusión. Yo creo que D. Benito es consciente de que esta revuelta es una de las que estuvo en la base de la primera Guerra Carlista, pues comparte con el bando carlista muchas de sus reivindicaciones, incluida la petición de la restauración de la Santa Inquisición (¡otra vez los españoles pidiendo «caenas»!). Galdós no planificaba continuar con una tercera serie dedicada a las Guerras Carlistas, pero quizá su genio narrativo se dio cuenta de que pudiera ser conveniente abrir ese camino… por si acaso.

Sobresale el tratamiento que Galdós le da a Pep y a su progresiva degradación a través de su abrazo de la causa Realista. Está claro que a D. Benito no le gustaban el bando absolutista y los personajes del mismo suelen ser muy soberbios, como Pep o el propio Carlos Navarro.

En resumen, una buena novela que avanza en la serie del reinado de Fernando VII y nos relata una parte de la historia de España no muy conocida y que está en las raíces de las Guerras Carlistas. Mi nota: 7,5.

Pérez Galdós

He leído esta novela en un libro electrónico de libre disposición.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Un voluntario realista (Episodios Nacionales, Segunda serie, 8) – Benito Pérez Galdós

  1. Pingback: Los Apostólicos (Episodios Nacionales, Segunda Serie, 9) – Benito Pérez Galdós | El Sargento Pepper y su Banda de Corazones Solitarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s