Un mundo sin fin – Ken Follet

Aunque la novela apareció como una continuación de la gran Los pilares de la tierra, en realidad lo único que tiene que ver con dicha novela es que su acción se desarrolla mayormente en el condado de Shiring, más concretamente en Kingsbridge. Recordemos que la catedral de dicha localidad es el leitmotiv de Los pilares de la tierra, junto con su monasterio o priorato.

Pues bien, la acción comienza unos 200 años después, cuando cinco niños de entre 10 y 14 tropiezan por azar con un guardia real que va huyendo y que guarda un secreto. La novela nos relata la vida de estos cinco niños, dos parejas de hermanos (Gwenda y Philemon y Ralph y Merthin), junto con Caris. Gwenda y Philemon son hijos de un campesino libre y esto marcará su destino, incluso el de Philemon, ambicioso cleptómano que roba todo lo que brilla, como las urracas. Ralph y Merthin son hijos de un sir venido a menos que se debe conformar con ser atendido por el priorato de Kingsbridge. Caris es la inteligente hija del presidente de la hermandad de comerciantes de la ciudad. Aunque el hilo conductor de la novela es la vida de Merthin y Caris, en realidad nos encontramos con una novela coral en que las vicisitudes por las que pasan estos cinco personajes son las que la mueven.

Y estos cinco personajes nos van a llevar al desarrollo de Kingsbridge hasta convertirse en una ciudad libre en la que el gremio de comerciantes y artesanos la gobernará, dejando de ser un feudo del priorato. A su vez, veremos como los distintos grados de nobles pasan a tener menos poder sobre los campesinos que forman parte de su feudo. Es decir, a través de las aventuras y desventuras de estos cinco personajes vemos la transformación del mundo feudal en un mundo más correspondiente a la edad moderna, y vemos como, poco a poco, las formas renacentistas van tomando fuerza. Esa formas renacentistas se pueden ver a nivel artístico a través de la torre nueva que debe ser reconstruída para la catedral de Kingsbridge. Esa torre será construida por Merthin, maestro constructor después de un duro aprendizaje con uno de los constructores de Kingsbridge y que viene impregnado de nuevas ideas italianas. Así mismo podemos verlas en la transformación de la sociedad, en esa lucha de la ciudad por deshacerse del yugo del priorato, vista a través de la inteligente Caris, metida a monja por una trama de su primo Godwyn, prior de Kingsbrige. Igualmente, la podemos ver en la lucha entre Ralph, hermano de Merthin y noble por sus “méritos”,  y Gwenda y su marido Wulfric, que pretenden la liberación como siervos de la gleba.

En realidad, la novela se debería haber titulado en castellano Por los siglos de los siglos, pues su título en inglés A Word without End se corresponde con el último verso del Gloria, por lo que nos parece más adecuado el titulo propuesto que el que realmente tiene la novela en castellano.

En resumen, una novela que se deja leer, pero que no es, ni mucho menos, su antecesora Los pilares de la tierra. Mi nota: 6.

Ken FolletLa edición que he leído es la siguiente: Un mundo sin fin; ISBN: 9788467227789; Círculo de Lectores, S.A.; Barcelona – 2007.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Un mundo sin fin – Ken Follet

  1. Pingback: La caída de los gigantes (The Century I) – Ken Follet | El Sargento Pepper y su Banda de Corazones Solitarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s