La casa de Bernarda Alba – Federico García Lorca

En esta ocasión, y saliéndome un poco de mi línea, me he dedicado a leer teatro, que hacía mucho tiempo que no lo leía. Y he escogido para ello una de las obras maestras del teatro del siglo XX, al menos desde mi punto de vista.

La trama de la obra se adentra en las raíces ancestrales de este país nuestro. La parte superficial de la misma no es otra que la convención social, actualmente eliminada, de “guardar luto” por un difunto. El marido de Bernarda Alba muere y esta impone un luto riguroso en el que “ni siquiera el aire pueda entrar en esta casa”. Junto con ese luto también convive otra característica de nuestra cultura: el miedo al “qué dirán”. Hay que guardar el luto, porque es lo que se espera de la familia de Bernarda Alba, familia acomodada de un pueblo andaluz.

Pero si urgamos un poco más en profundidad en la obra, aparecen otros rasgos caraterísticos de nuestra cultura, como es el lugar que debe ocupar la mujer en la sociedad. A lo largo de toda la obra, en la que los únicos personajes en escena son mujeres, se puede ver cómo en realidad la mujer queda postergada a un segundo plano frente al hombre. Es el hombre quien debe llevar a cabo el cortejo amoroso, y quien, finalmente escoge entre las mujeres. También se puede apreciar esa opresión de la mujer en la propia represión sexual que viven las dos hijas pequeñas de la casa. Eso sí, esa represión sólo esta “dibujada” en algunas expresiones de los personajes, no es abierta. Hay que pensar que estamos en 1936…

En cuanto a la estructura de la obra, esta se construye en tres actos, sin escenas, correspondiéndose cada acto a la mañana, mediodía y tarde-noche, aunque de distintos días, quizá abarcando un verano. Como hemos dicho, en la obra sólo aparecen personajes femeninos, y de los personajes masculinos sólo oímos hablar a través de las habitantes de la casa…

Lorca es capaz de hacernos sentir como todas y cada una de las mujeres, enclaustradas entre cuatro paredes y con distintas miras para la vida. Todas sojuzgadas por el carácter de Bernarda, madre de las de antes, de las de ordeno y mando, que incluso es capaz de ignorar el suicidio de su hija menor, adornándolo de muerte natural, por el miedo al qué dirán…

En resumen, una de las obras clave de la literatura española y mundial del siglo XX, que merece la pena ser leída. Mi nota: 10.

federico garcía lorca

Esta obra la he leído en una versión ebook de libre disposición.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s