Más allá de la medianoche – Sidney Sheldon

Primero de todo, he de decir que el autor, Sidney Sheldon, totalmente desconocido para mí,     no es más que un epígono de Harold Robbins, escritor que me encanta y del que he leído casi todas sus obras. El estilo es exactamente el mismo que el de su maestro, con una ligera diferencia, las escenas de sexo sólo están intuídas en Sheldon, mientras que en Robbins son absolutamente explícitas, siendo en cada libro más fuertes.

La novela narra la vida de dos mujeres unidas en el destino a través de un hombre. Por un lado, la americana Catherine, bella e inteligente y que abandona a todo un senador por el apuesto aviador Larry Douglas, en su mayor parte debido a lo apuesto y encantador que es (en inglés existe la palabra charming para describir esta actitud con las mujeres), pero también debido a que el sexo con Fraser no es en absoluto satisfactorio. Por el otro lado, Noelle Page, francesa, absolutamente arrolladora y astuta. Tuvo un aborto de Larry Douglas cuando él visitaba París justo antes de su invasión por la Alemania nazi en un permiso como aviador en la RAF. Desde entonces trama la venganza contra él. Los tiempos: de 1941 a 1946, es decir, poco antes que EE.UU. entre en la II Guerra Mundial y poco después de terminar esta en Europa.

Noelle Page consigue hacerse actriz de renombre y conquistar a todos los hombres a su paso. Entre ellos a Konstantin Demiris, griego y uno de los hombres más ricos y poderosos del mundo. A partir de ahí, comienza la trama para conseguir que Larry Douglas sea piloto personal de Demiris y poder vengarse de él… Pero el amor que aún siente por él la traiciona.

¿El resto? … Pues sólo diré que todo termina en un juicio por asesinato en Atenas, puesto que eso ya se conoce desde el comienzo de la novela. Así nadie me puede acusar de hacer spoiler…

Una novela con todo el ambiente necesario para ser una novela del género “Robbiniano”, es decir, glamour, dinero, belleza, sexo… Por lo tanto, es una novela fácil de leer y, sobre todo, entretenida. Por lo demás, al igual que Harold Robbins, no dejará un rastro interesante en la Historia de la Literatura. Mi nota: 7.

Sidney Sheldon

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s