El Príncipe Caspian (Las crónicas de Narnia, IV) – C.S. Lewis

Esta vez, la novela empieza con los cuatro hermanos, Peter, Susan, Edmund y Lucy, en la estación de tren esperando para ir a sus respectivos colegios para comenzar el trimestre de verano. Como por arte de magia, se sienten transportados a un paraje que desconocen… Como se puede ver, de aquí es de donde, según las mismas palabras de J.K. Rowling, salió la idea del andén 9 y 3/4…

Han pasado muchos años desde que los cuatro monarcas marcharon de Narnia, quizá miles de años. Una nueva raza de humanos, los telmarinos, llegados allende el mar son lo que dominan Narnia y han conseguido que las bestias parlantes, los árboles y todos los seres fantásticos de Narnia, se tengan que esconder. La realidad es muy distinta a la que han conocido nuestros amigos en su anterior estancia en Narnia. Pero aún queda una esperanza: el príncipe heredero, al que le han usurpado el trono, que aunque es telmarino, ha oído hablar a través de su aya y de su preceptor de la Vieja Narnia y cree en ellos con fervor.

En este caso, a mí me da la sensación que C.S. Lewis ha sustituido la eterna lucha del bien y el mal por otro tema recurrente en la literatura infantil y juvenil: la vehemente defensa de la imaginación. Ejemplos muy claros de esto son, para mi gusto, El principito de Saint-Exupèry, y La historia interminable de Michael Ende. Y esta novela es otro ejemplo claro. La falta de imaginación está reflejada aquí en los telmarinos, que no aceptan por miedo la existencia de la Vieja Narnia. La Vieja Narnia es, al contrario, la imaginación. Pero no solamente eso, si no que Aslan, el todopoderoso león creador de Narnia (ver El sobrino del mago) no se hace visible a todos aquellos que están contaminados de esta falta de imaginación. Eso es lo que les ocurre a Peter, Susan y Edmund al comienzo. Sólo Lucy es capaz de ver a Aslan, creo que porque no ha perdido su imaginación. Por su parte, Caspian, el príncipe telmarino es el encargado de volver a hacer realidad todo lo que conocemos de Narnia y será el siguiente rey narniano. ¿Pensáis que el nombre del protagonista de La historia interminable, Bastian, es una casualidad? Yo estoy por apostar que no…

Una buena novela que sigue las aventuras de las crónicas de Narnia y cambia un poco el polo de atención de las mismas. Además, creo que otras novelas posteriores contienen muchos puntos en común inspirados en esta que nos ocupa.Por eso, mi nota no puede ser otra que: 10.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s