El obispo leproso (Gabriel MIró)

  Como en el caso de "Las cerezas del cementerio", nos encontramos ante otra novela realista, está, quizá un poco más elaborada. En la ciudad de Oleza (trasunto de Orihuela) viven dos chicos: Pablo y María Fulgencia. Alrededor de ellos se desarrolla la novela, teniendo como trasfondo de la misma la enfermedad del obispo de Oleza, que padece lepra. Parece como si, según palabras de uno de los personajes de la novela, la lepra del obispo simbolizara la decadencia de la ciudad.
   Pablo y María Fulgencia no se conocerán si no hasta prácticamente el final de la novela y ambos se enamorarán, causando el desenlace final de la misma. Parece que a Gabriel Miró le encanten los finales trágicos en sus novelas, ya que en esta, todos se separan, el obispo muere y Oleza cae en una especie de mercantilismo propio del siglo XX que el autor equipara con la más grande de las corrupciones (recordemos que en "Las cenizas del cementerio el protagonista muere…).
   No puedo entender cómo hay autores que dicen que Gabriel Miró no es un epígono de los autores de su época, ya que, a mi corto entender, sí que lo es. Nunca podrá llegar a la talla de autores como Blasco Ibáñez, Azorín o Unamuno, por decir alguno.
   Mi nota para esta novela: aprobado raspado, 5.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s